Inflado con Nitrógeno

El nitrógeno es un gas inerte por lo que resulta una sustancia más estable que el oxígeno (presente en el aire), además de ser un gas seco, frente al aire normal que es un  gas húmedo que contribuye a la oxidación del rin y del cinturón metálico recubre al neumático.

Como mencionamos, el aire con el que normalmente se inflan los neumáticos cuenta con un elevado grado de humedad que a altas temperaturas se expande y hace aumentar la presión de los neumáticos. De la misma forma, a bajas temperaturas o cuando llevamos un tiempo sin usar el coche, la humedad vuelve a condensarse haciendo disminuir la presión de los neumáticos, teniendo una variación promedio de dos libras

Ventajas del inflado con Nitrógeno

 

  • Mantiene la presión de los neumáticos durante más tiempo y de forma más estable,  provocando    un rodamiento uniforme dándonos como resultado hasta un 25% más de vida del neumático.
  • Disminuye la variación de presión sin importar los cambios bruscos de
  • Permite una conducción más segura y eficaz ya que eleva el agarre de los neumáticos
  • Favorece al ahorro de combustible.
  • Control de presión de llantas con periodos más largos de hasta 6 meses (con aire 30 días)
  • Reduce el riesgo de reventones.
  • Se reducen los problemas de oxidación interior de rines de acero y mejora el cuidado delos de aleación
  • En caso de pinchadura se desinflara más lentamente que las infladas con aire.

Es recomendable realizar el inflado con nitrógeno en la rueda de refacción, para que ésta se encuentre en las mejores condiciones cuando la necesitemos en caso de pinchadura.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *